Chatrandom en ecuador

Si un escritor debe tener, entre otras cosas, fantasía; esa condición la cumplía.

- Me recomendó escribir en primera persona porque es más intenso relatar los hechos como vividos que como un narrador omnipresente.

Recomienda ser preciso en el uso del lenguaje y saber distinguir entre un vocabulario amplio y el lenguaje rebuscado.

- Resulta que en una ocasión hice un proyecto para cancelar una pequeña planta de tratamiento de aguas residuales que no funcionaba y que en lugar de reconstruirla era más conveniente enviar las aguas residuales de esa planta al sistema de alcantarillado de la ciudad, para que fueran tratadas junto con otras en una gran planta de tratamiento de mucha mayor capacidad.

Es una solución frecuente, porque es más barato operar y dar mantenimiento a una planta de tratamiento grande, que operar y dar mantenimiento a muchas plantas pequeñas.

No lanzaron su campaña en mi contra, supieron que no estaba solo. - Diez años después decidí escribir cuentos y no solo escribir para mí, pues mi intención fue enviar esos cuentos, los primeros que escribía en mi vida, a un Concurso Nacional llamado Mi primer libro. - Marco era Premio Nacional del Cuento y entre otras actividades impartía un taller de narrativa, así que me envió una guía que contenía recomendaciones fundamentales, algunos vicios que deben evitarse, puntos de vista de Stephen King, los diez mandamientos de Stephen Vizinczey, el mejor oficio del mundo de Gabriel García Márquez, el ideario estético de Robert Louis Stevenson y bibliografía.

Fueron cinco cuentos que agrupados con el título “Decisiones de alto riesgo”, género novela corta, cuentos y ensayos. A partir del momento de inscribirme al concurso tenía un plazo de dos meses para escribirlos; todo estaba en mi mente. - Escribí cinco cuentos: Frente al delincuente, Las palabras sobran, Desde el pantano, La trampa de diablo y Cortina de humo.